Número 400 de "Pescando en Internet"

Montevideo, 28 de agosto de 2009

Estimados lectores, colegas y amigos: casi, casi coincidiendo con mi 84° cumpleaños "fue ayer", tengo el orgullo por un lado y la alegría por otro, de ofrecerles hoy, 28 de agosto, el número 400 de Pescando en Internet.

Este boletín electrónico, nació como una inquietud, como un simple comunicado que les llegaba por el correo electrónico desde la Sociedad, la Sociedad Ginecotocológica del Uruguay, para informarles acerca de la publicación de un artículo que me había parecido entonces importante que todos conocieran y al que no todos podrían tener acceso "por diversas razones que no vienen al caso" y que me pareció valía la pena difundir.

Pescando en Internet fue creciendo poco a poco "desde el pie, como la canción" se fue manteniendo y completando a medida que iban transcurriendo las semanas, los meses y los años. Cada vez se publica más y cada vez, sin embargo, es más difícil tener acceso a las publicaciones de los centros de investigación médica de todo el mundo, si no se dispone de importantes recursos económicos, por lo que, si esta selección personal puede mitigar en algo esa dificultad, me doy por satisfecho.

Con la colaboración permanente de Daniel Pereira, que es el diseñador gráfico y la ayuda económica del laboratorio Urufarma, se ha podido mantener un nivel sostenido de información práctica y, pienso que útil y necesaria, para compartir con los colegas de todo el país, gracias a la colaboración de la Sociedad Ginecotocológica del Uruguay (SGU) y de la Sociedad Ginecotocológica del Interior del Uruguay (SOGIU), que han tenido la gentileza de difundirlo.

La publicación en la página web, primero de la SOGIU y ahora también de la nueva página de la sgu, contribuye sin duda a darle una mayor difusión. Es mi deseo continuar desarrollando esta comunicación en la medida de mis posibilidades, para que los colegas que están lejos de los centros de enseñanza y de reunión, cuenten con un medio ágil y sencillo que los mantenga informados.

Mis más cordiales saludos para todos,

Ricardo Topolanski